Pau Rodrigo, miembro del Club Ciclista CronoBike Altea, ha participado entre el 18 y el 22 de agosto en la XIX edición París-Brest-París Randonneur organizada por l’Audax Club Parisien. El ciclista alteano ha completado el recorrido más duro del mundo, 1.200km, en 89 horas y 22 minutos.

La París-Brest-París es una prueba ciclista de larga distancia y autosuficiencia, no competitiva, que se celebra cada 4 años. Consiste en completar el recorrido de 1.200 kilómetros de distancia en menos de 90 horas. El recorrido no está marcado previamente, incluso pueden haber múltiples caminos, lo importante es llegar a los puntos de control y sellar el carné de “randonneur”.

Puede participar cualquier aficionado aunque previamente deben acreditar haber completado otras “brevets” de menor distancia (generalmente de 200, 300, 400 y 600 kilómetros). Este año han participado más de 6.000 personas provenientes de distintos países del mundo.