Con el objetivo de reducir en el municipio el gran número de parcelas abandonadas existentes y disminuir algunos de los problemas que ello conlleva, la concejalía de Medio Ambiente, regida por José Orozco, y la agencia de dinamización rural, Buscatierras, han puesto en marcha el proyecto “Banco de Tierras”.

Un proyecto que será presentado en la Casa de Cultura de Altea el próximo 13 de septiembre a las 19:00h y que resulta especialmente interesante para todos aquellos propietarios que tienen sus tierras abandonadas y para aquellas personas que les gustaría disponer de las mismas para su cultivo.

Como ha explicado el edil, “antiguamente la economía del pueblo de Altea se sustentaba en la agricultura y la pesca, pero esas formas de vida dejaron de ser importantes y fueron sustituidas por la construcción, la industria y el sector servicios y esto ha hecho que las tierras poco a poco hayan ido abandonándose y provocando problemas ambientales y socio-económicos como son el riesgo de incendios, la proliferación de plagas, la erosión del suelo, la degradación del paisaje, la pérdida del valor de la tierra, entre otros y con la presentación de este banco  lo que hacemos es un registro de campos abandonados, cuyos propietarios estén dispuestos a ceder o alquilar sus terrenos y que terceras personas interesadas los puedan trabajar”.

“Con esto buscamos fomentar la tradición cultural y agrícola, manteniendo la huerta viva y productiva y luchar contra el cambio climático”, ha añadido Orozco, quien ha apuntado que “este tipo de iniciativas relacionadas con el entorno rural agrícola generan riqueza y puestos de trabajo al tiempo que reducimos al máximo imágenes degradantes de nuestro paisaje”.

Según los datos aportados por la concejalía, el 20% de las parcelas en el municipio están abandonadas, lo que supone una extensión de 325 Hectáreas.

Para el edil “es posible en Altea la recuperación de tierras abandonadas y recursos etnológicos porque es una zona que tiene recursos hídricos y suelo fértil como para generar producto de calidad y cantidad para que sea rentable económicamente”.

José Orozco ha desvelado que, según el estudio realizado por la agencia de dinamización rural, más de un 20% del terreno en el término municipal de Altea corresponde a parcelas abandonadas; en uso hay un 19% y el resto es suelo urbanizable y forestal. Una tendencia que la concejalía de Medio Ambiente quiere cambiar durante la presente legislatura y para lo cual se han diseñado una serie de acciones que poco a poco se irán poniendo en práctica a través de “Buscatierras”.

De estas acciones de dinamización ha hablado Jaume Albors, responsable de “Buscatierras”, quien ha centrado su intervención en explicar que la labor fundamental de la agencia de dinamización agraria que representa es poner en contacto y mediar entre las personas que tienen tierras abandonadas y aquellas otras que desearían cultivarlas.

Albors ha hecho hincapié en que muchos de los problemas medioambientales existentes en el momento, como puede ser la plaga de la Xylella, los incendios, etc  se reducen considerablemente con  el cultivo de las tierras abandondas.

Jaume Albors ha concretado las acciones que en los próximos meses se van a llevar a cabo en Altea, en colaboración con la concejalía de Medio Ambiente, para poco a poco lograr el objetivo con el que nace el proyecto: reducir al máximo el elevado número de 1.271,  parcelas abandonadas en Altea.

El punto de partida será el 13 de septiembre con la presentación del proyecto “Banco de Tierras”. Este proyecto se dará a conocer también en el mes de octubre en la feria “EcoAltea”. Además en el mes de octubre, los días 2, 3 y 4 se impartirán charlas a los alumnos de 4º de ESO en los institutos del municipio, enmarcadas en la acción “Fomento Agrario Escolar”. El 18 de octubre se expondrá el proyecto en el Consell Agrari Municipal y del 21 al 25 de octubre se llevará a cabo un curso formativo destinado a interesados en implantar su proyecto en el campo y que le resulte rentable. Un mes de octubre intenso que precederá la celebración en Altea, en el mes de noviembre, del 1er Encuentro de Bancos de Tierra de Alicante.

José Orozco ha concluido invitando a alteanos y alteanas interesados en el tema agrario a asistir a la presentación del Banco de Tierras  y ha declarado que, “dinamizar el campo, disminuyendo así el número de parcelas abandonadas y los problemas que ello conlleva, sólo será posible con la colaboración y el esfuerzo de particulares y administraciones. Desde el Ayuntamiento se pueden poner en marcha acciones a modo de herramientas pero solo la voluntad de la población y el uso de las mismas hará que el objetivo se convierta en realidad”.