Con el objeto de formalizar las actuaciones medioambientales, patrimoniales y turísticas que  la asociación De Amicitia lleva a cabo en el municipio de Altea, esta mañana ha tenido lugar la firma de un nuevo convenio de colaboración entre el Ayuntamiento de Altea y esta asociación de voluntariado internacional. La firma de dicho acuerdo ha corrido a cargo del alcalde, Jaume Llinares y el presidente de De Amicitia, Ignacio González.

En el acto han estado también presentes Xelo González, concejala de Turismo; José Orozco, edil de Medio Ambiente y las técnicas de ambas áreas, Ana Pérez Alós, y Ana González, respectivamente.

Como ha explicado el Alcalde, “se ha vuelto a firmar un convenio de colaboración con De Amicitia que presta servicios de voluntariado en Altea de forma muy eficaz y convenienta para nuestro municipio. Tanto a nivel medioambiental, como con tareas arqueológicas que van a destinarse a la restauración del “Poador” y otros trabajos que estamos tratando de incorporar al convenio para obtener una colaboración continua hasta noviembre que es la disponibilidad acordada de la Finca Santa Bárbara”.

“La intención del Consistorio es continuar colaborando con De Amicitia. Es un organismo contrastado, eficaz, bien gestionado cuya colaboración nos viene muy bien para sacar adelante tareas medioambientales”; ha añadido el Alcalde, quien ha resaltado las labores de limpieza de la playa y la parte marina que se realizan al día siguiente del Castell de l’Olla y en las que colaboran los voluntarios de De Amicitia.

Estamos buscando otras líneas de colaboración. Las que ya tenemos son muy estables. Tenemos mucha experiencia de colaboración por parte de De Amicitia y quiero agradecer a la entidad que siga confiando en Altea para prestar sus ayudas de colaboración”;  ha concluido Jaume Llinares.

En total serán unos 30 voluntarios los que participen en diferentes proyectos del consistorio de Altea. Así lo ha explicado el responsable de De Amicitia, quien ha pormenorizado que son unos 10 los que han llevado a cabo labores de extinción de plantas invasoras en el río algar; otros 12 serán los que intervengan en la limpieza de restos del Castell de l’Olla y el resto colaborarán con Patrimonio, del departamento de Urbanismo, en la rehabilitación del “Poador”; en el área de Turismo, informando de la riqueza medioambiental de Altea. En ésta última área municipal el pasado 1 de julio comenzó sus labores de voluntariado una chica procedente de Ucrania que prolongarà su estancia en Altea hasta el 15 de septiembre.

Ignacio González ha adelantado que “las labores de arqueología este año se hacen con la red EHV, vinculada con la UNESCO, que trae gente muy preparada en materia de historia y arqueología; por lo que creo será más interesante”.

De Amicitia, trabaja en todo el territorio nacional y en especial en la Comarca de la Marina Baixa y Altea gestionando voluntarios internacionales para desempeñar proyectos locales de forma individual o en grupo.