Las concejalías de Sanidad e Infraestructuras del Ayuntamiento de Altea, en una tramitación conjunta con la Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública de la Generalitat Valenciana, han instalado un punto de recarga eléctrico en el Centro de Salud de Altea, que en primera instancia servirá para abastecer al coche que utilizará el personal sanitario de dicho centro, ubicado en la c/ Galotxa.

Así mismo, la Conselleria pone a la disposición del municipio una unidad de coche eléctrico para el uso del personal sanitario que atenderá pacientes a domicilio en el municipio.

“Esta es una muestra de la apuesta clara por la transición ecológica, hacia una tecnología que permite una interacción con el medio ambiente más sostenible, en términos de movilidad”; ha comentado el edil de Infraestructuras, Roque Ferrer.